La primera conversación de Adán y Eva.

Se vislumbra en el Edén un par de homo supers (los católicos apostólicos extra extra romanos sostenemos el creacionismo y no el darwinismo que es muy mono pero muy hereje) en un encuentro posiblemente de cortejo social, he aquí su conversación.

A: Eva, te acuerdas sobre lo que dijo ÉL.
E: ¿Qué cosa? lo del árbol? lo del polvo vienes? es medio extraño no, un poco megalómano y habla desde una nube, qué cosas no?
A: No, de lo otro, eso de procrearse, extenderse por sobre toda la tierra, repartir nuestra descendencia y poblar todo hasta el horizonte...y el más allá. Podríamos tener muchos y yo iría a cazar y tú te quedarías con ellos, cuando creciesen podrían tener los propios y seríamos abuelos y nuestros nietos se quedarían con nosotros los fines de semana...
E: ah..ehm..uhm....Uyy..mira que liiiinda esa manzaaaanaaa (nam nam nam).
*A boca llena no entran moscas.

Y así fue el pecado original y bueno, la costumbre de comer cuando no queremos decir algo incómodo.

2 comentarios:

Nicolás C. dijo...

Oooh, seca! jajajajajaaja

me reí muchísimo.

HbP dijo...

Uy me sonrojo, =) gusto leerte otra vez nico =).
P.D.: No soy díscola.

 
template by suckmylolly.com